Revista Líderes: “La inversión en igualdad de género es un imperativo global”

ods-5-imagenLas mujeres y las niñas representan la mitad de la población mundial y por lo tanto, la mitad de su potencial. Sin embargo, la desigualdad de género persiste hoy en todo el mundo y provoca el estancamiento del progreso social. Independientemente del lugar donde vivamos, la igualdad de género es un derecho humano fundamental. Promover la igualdad de género es esencial en todos los ámbitos de una sociedad sana: desde la reducción de la pobreza hasta la promoción de la salud, la educación, la protección, el bienestar de las niñas y los niños y el acceso aun empleos de calidad. Invertir en la igualdad de género es invertir en el desarrollo sostenible.

 

Según la Organización de las Naciones Unidas, las desigualdades a las que se enfrentan las niñas pueden empezar en el momento de su nacimiento y perseguirles durante toda su vida.

Cerca de 140 países garantizan en sus constituciones la igualdad entre hombres y mujeres. Pero otros, cerca de 40, aún no contraen este importante compromiso, según datos de la ONU.

El organismo añade que las desigualdades a las que se enfrentan las niñas puedan empezar en el momento de su nacimiento y perseguirles durante toda su vida. En algunos países, las niñas se ven privadas de acceso a asistencia sanitaria o a una nutrición adecuada, lo que conlleva una mayor tasa de mortalidad.

_mg_6535

A medida que las niñas entran en la adolescencia, las disparidades entre los géneros se incrementan. El matrimonio infantil afecta a las niñas mucho más que a los niños y la ONU tiene datos: a escala mundial, casi 15 millones de niñas menores de 18 años contraen matrimonio cada año, esto es, unas 37 000 al día.

También dice que cerca de un tercio de los países en desarrollo no han logrado la paridad entre los géneros en la enseñanza primaria.

Hay más estadísticas preocupantes. El 35% de las mujeres de todo el mundo ha sufrido violencia física y/o sexual a manos de sus parejas o de otras personas. Unas 133 millones de niñas y mujeres han sufrido alguna forma de la mutilación genital femenina en los 29 países de África y el Oriente Medio, donde esta nociva práctica es más habitual, con un alto riesgo de hemorragia, infección prolongada (incluido el VIH), complicaciones en el parto, infertilidad y muerte.

Para enfrentar y cambiar esta realidad, la ONU promueve la igualdad de género y asegura que “es esencial en todos los ámbitos de una sociedad sana”.

Entre las propuestas está invertir en programas de educación para las niñas y aumentar la edad para contraer matrimonio. Estas acciones pueden generar unos beneficios de USD 5 por cada dólar gastado. La inversión en programas que mejoran las actividades generadoras de ingresos para las mujeres puede generar beneficios de USD 7 por cada dólar gastado en solucionar estas problemáticas. En conclusión, según el organismo, es posible decir que invertir en niñas y mujeres es un buen negocio para la sociedad en general.

En Ecuador, el Estado ha implementado progresiva y sistemáticamente en su ordenamiento legal y en sus políticas públicas, los compromisos en materia de derechos humanos que se derivan de la ratificación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

En este sentido y comprometidos con la Agenda 2030, el Gobierno nacional se ha comprometido a trabajar en igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, niñas y adolescentes. La Asamblea Nacional, por ejemplo, aprobó el 27 de enero de este año, la Ley Orgánica Integral para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres fundamentado en cuatro ejes: prevención, atención, protección y reparación.

El trabajo es retador, en especial cuando se leen estadísticas nacionales. Según la Encuesta Nacional de Relaciones Familiares y Violencia de Género contra las Mujeres, realizada por el Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos en el 2011, 6 de cada 10 mujeres han vivido algún tipo de violencia de género por cualquier persona. Según esta encuesta realizada a mujeres y adolescentes mayores de 15 años, se determinó que 1 de cada 4 mujeres han padecido violencia sexual. La violencia psicológica es la forma más recurrente y alcanza el 53,9%.

_mg_7570

Testimonio Empresarial: Hablar del tema desde la niñez

Por: Rossana Viteri, Directora País – Plan Internacional Ecuador

“El sector privado tiene que desarrollar y fortalecer compromisos con la igualdad de género a todos los niveles, especialmente, porque no puede ser ajeno a los cambios que se viven en las sociedades donde opera ni a sus necesidades. Un ejemplo de esto es que las brechas en el cumplimiento de los derechos de las niñas, jóvenes y mujeres repercuten a mediano y largo plazo en la consecución de objetivos empresariales como el de garantizar la paridad de género en puestos gerenciales.

Si una niña o adolescente no crece y se desarrolla en un entorno en el que pueda acceder a las mismas opciones que un niño u hombre, será más complejo que en el futuro llegue a ocupar cargos gerenciales. De ahí que sea tan importante el trabajo intersectorial focalizado en promover la igualdad de condiciones y oportunidades para las mujeres desde que son niñas, con el fin de hacer frente a la discriminación desde edades tempranas.

Este es un buen mecanismo para asegurar que futuras mujeres accedan a mejores oportunidades laborales que promueva su autonomía económica y que les permita romper con el círculo de la pobreza”.

Texto publicado originalmente en: Revista Líderes, sección Desarrollo Sostenible, pág. 15 (16 de julio de 2018)