Revista Líderes: La inversión en cuidado del agua y saneamiento es una prioridad.

s_sdg-goals_icons-individual-rgb-06

El acceso al agua, saneamiento e higiene es un derecho humano. Miles de personas se enfrentan a diario a enormes dificultades para acceder al agua. La prestación de servicios adecuados de agua y saneamiento es esencial para lograr cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), incluidos los relativos a la salud y el ambiente. Con una gestión sostenible de los recursos hídricos, es posible mejorar la producción de alimentos y energía y contribuir al trabajo y crecimiento económico.

 

Decir que el agua es un elemento vital no es ninguna novedad. Aun así la falta de este líquido es una preocupación global: el agua permite reducir la carga mundial de enfermedades y mejora la salud, el bienestar y la productividad de las poblaciones. Así lo dice, Pacto Global Ecuador, la organización que promueve en el país los ODS planteados por las Naciones Unidas.

Datos de la ONU señalan que más de 1700 millones de personas viven en cuencas fluviales en las que su uso supera la recarga natural, una tendencia que indica que 2/3 de la población mundial podría vivir en países con escasez de agua para 2025.

“El agua puede suponer un serio desafío para el desarrollo sostenible, pero gestionada de manera eficiente y equitativa, puede jugar un papel facilitador clave en el fortalecimiento de la resiliencia de los sistemas sociales  de los sistemas sociales, económicos y ambientales a la luz de unos cambios rápidos e imprevisible”

Sin embargo, la contaminación del agua es un problema grave. Las estadísticas indican que 1800 millones de personas en todo el mundo utilizan una fuente de agua potable que está contaminada por restos fecales. Unos 2400 millones de personas carecen de acceso a servicios básicos, como retretes y letrinas. Además, la escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial y este porcentaje podría aumentar. Más del  80% de agua residuales resultantes de la actividad humana se vierte en los ríos o en el mar sin ningún tratamiento, lo que provoca su contaminación. Son cifras alarmantes.

epmaps

Un estudio realizado por el Grupo del Banco Mundial, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y la Organización Mundial de la Salud calcula que la ampliación de los servicios básicos de agua y saneamiento a las poblaciones desatendidas costaría USD 28400 millones del año entre 2015 y 2030, o el 10% de la producción total de los 140 países incluidos en el estudio.

El impacto económico de no invertir en agua y saneamiento se calcula en el 4,3% del producto interno bruto de toda África Subsahariana. El Banco Mundial estima que el PIB de la India se reduce en un 6,4% debido a las consecuencias y los costos económicos de la falta de saneamiento.

Sin mejores infraestructuras y sin una gestión más eficaz, millones de personas seguirán muriendo cada año y se seguirá perdiendo diversidad biológica, y resiliencia de los ecosistemas socavando la prosperidad y los esfuerzos realizados en pro de un futuro más sostenible.

La ONU y Pacto Global Ecuador consideran que las organizaciones de la sociedad de la sociedad civil deben trabajar para exigir que los gobiernos rindan cuentas, invertir en la investigación y desarrollo de los recursos hídricos y promover la inclusión de las mujeres, los jóvenes y las comunidades indígenas en la gobernanza de los recursos hídricos.

En Ecuador existen algunos datos para tomar en cuenta. Hasta diciembre del 2016, el 94% de personas a escala nacional contaba con acceso a una red pública de agua, mientras que en áreas rurales solo un 57,5%.

El 70,1% de los ecuatorianos utiliza como suministro para beber una fuente de agua mejorada (tubería, pozo o manantial protegido o agua embotellada), en la vivienda o cerca de ella, de manera suficiente y libre de contaminación fecal. A escala nacional, casi 80% de las personas tienen acceso a aguas de calidad no contaminada, mientras que en las áreas rurales solo un 68% de personas pueden acceder a agua no contaminada todo el tiempo.

Agua potable y saneamiento en Ecuador

Servicio Higiénico: 1,8% de la población no tiene servicio a escala nacional

Servicios de saneamiento: 10,4% de la población tiene acceso limitado.

Agua potable: 75,3% de la población accede a agua potable por red pública.

70, 1% de la población tiene acceso a agua segura para beber.

21,8% de la población con acceso básico.

Testimonio Empresarial: Aportamos con Nuestra Experiencia

img-20180607-wa0013

Marco Cevallos. Gerente de EPMAPS – Agua de Quito.

Un nuevo reto que Agua de Quito lo acepta con honor y responsabilidad es líder a nivel nacional de la Mesa de Trabajo 6 “Agua Limpia y Saneamiento”, enmarcada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), desafío que nos compromete a aportar con nuestros conocimientos y experiencia integrados en nuestro modelo de gestión y compartirlos a otros sectores empresariales del país.

La estrategia de responsabilidad social empresarial con su modelo de sostenibilidad, que busca generar valor compartido a sus “stakeholders”, mediante el equilibrio entre los aspectos sociales ambientales y económicos, sus buenas prácticas de conservación de cuencas, generación de energía limpia y certificaciones como AquaRating, entre otros proyectos, son el resultado para alcanzar tan importante distinción.

Cabe destacar que Ecuador es parte de los 193 países que el año 2015 suscribieron el acuerdo para cumplir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por la Organización de Naciones Unidas para la Agenda 2030.

Todo esto pensado en el cuidado del Agua.

Texto publicado originalmente en: Revista Líderes, sección Desarrollo Sostenible, pág. 15 (18 de junio de 2018)